Cómo tratan los urólogos en Guadalajara las infecciones de orina o cistitis

Una de las razones más frecuentes por las que las personas deciden acudir a una consulta con urólogos en Guadalajara son las infecciones de orina, un problema conocido bajo el nombre clínico de cistitis, que afecta en especial a la población femenina. A pesar de que se trata de un padecimiento bastante común en las mujeres, y que en muchas ocasiones no representa mayores complicaciones, la cistitis o infección de orina puede ocasionar muchos malestares que sólo mediante un tratamiento adecuado pueden desaparecer.

 

Para que nuestros visitantes conozcan más acerca de este problema que, cabe mencionar, también puede manifestarse en hombres, dedicaremos esta publicación en nuestro blog a hablar del tema, enfocándonos en sus causas, síntomas que lo acompañan y a la manera en que se diagnostica por un especialista, así como en los tratamientos disponibles en la actualidad.

La infección urinaria o cistitis es considerada como uno de los trastornos inflamatorios de la vejiga y puede asociarse con diferentes síntomas, así como con distintos factores causantes. La inflamación de la vejiga puede ocasionar urocistitis, que consiste en la inflamación de la mucosa, así como pancistitis, que es la inflamación total de la vejiga, siendo esta la razón por la que resulta un padecimiento tan molesto para quienes lo presentan.

Según la frecuencia con la que se presenta se puede hablar de una cistitis aguda, recurrente o crónica, y entre los factores que la desencadenan se identifican las bacterias, los virus y los parásitos que llegan a la vejiga a través del canal de la uretra. Es por la localización de la infección que produce inflamación que las molestias se identifican en la parte inferior de las vías urinarias, y aunque, como ya mencionamos, en raras ocasiones se producen complicaciones, existe la posibilidad de que la infección se propague y genere una infección en la pelvis y en el tejido renal, o bien, una urosepsis, padecimiento que producen síntomas de mayor gravedad y que pueden complicarse sin un tratamiento adecuado.

La mayoría de los casos de cistitis son ocasionados por la presencia de bacterias, y como ya mencionamos, se trata de una infección mucho más frecuente en la población femenina, aunque también es posible que los hombres la desarrollen. La explicación a que sea más común en mujeres que en hombres radica en las características anatómicas de la uretra, siendo que en los hombres tiene una mayor longitud, lo que hace más difícil el acceso de los patógenos hasta la vejiga. Cuando la cistitis es generada por la presencia de bacterias, los tratamientos basados en el uso de antibióticos suelen ser efectivos, además de otras medidas indicadas por los médicos, como es beber abundantes líquidos.

Es debido a que la infección suele desaparecer por sí sola que un gran número de personas toma la decisión de no acudir con un especialista para un diagnóstico, pero lo ideal es que se consulte a urólogos en Guadalajara para descartar la presencia de otros padecimientos y se puedan adoptar medidas que además de tratar el problema oportunamente permitan reducir las probabilidades de incidencia.

Las bacterias causantes de la infección de orina más comunes con la Escherichia coli, que pasa de la flora intestinal a la vejiga, pero también es posible que la originen enterococos, estraifolosos y proteus, que llegan a la vejiga por la vía de la uretra debido al contacto con heces fecales desde el ano. Además de las bacterias, los hongos como los poliomas, la candida albicans y los adenovirus suelen producir cistitis, así como los parásitos, en cuyo caso la infección puede estar asociada con bilharziasis o esquistosomiasis que además afectan al hígado.

Existen algunos factores de riesgo para el desarrollo de infecciones urinarias por lo que personas que presentan cálculos vesicales, estrechamiento de la uretra, desórdenes de vaciado de vejiga, malformaciones de vías urinarias, cuerpos extraños en la uretra y tumores tienen mayores probabilidades de sufrir cistitis. Lo mismo ocurre cuando existen daños nerviosos ocasionados por paraplejias o diabetes, o bien, un sistema inmunitario debilitado.

Los síntomas de la cistitis incluyen una necesidad constante de orinar, sensación de quemazón al orinar y dolores en la parte baja del abdomen. De igual manera síntomas como sangrado en la orina y dolores de espalda, en los costados y fiebre pueden manifestarse, en específico cuando la infección ya ha llegado a los riñones o a la próstata. Si se identifican estos síntomas, acudir con un médico es necesario y en el consultorio se pueden solicitar análisis de orina para detectar la presencia de bacterias, leucocitos en la orina, residuos celulares, glóbulos rojos y mucosidad.

Es de gran importancia realizarse este tipo de análisis cuando las infecciones se presentan con frecuencia, pues al conocer el agente causante de la cistitis y su nivel de sensibilidad a los antibióticos, se puede encontrar el mejor tratamiento para atacarlo. En algunos casos además de los análisis de orina se solicita una cistoscopia, que consiste en la toma de muestras de tejido para que a través de su análisis se pueda descartar el crecimiento anómalo de células que indiquen la presencia de tumores.

Como ya mencionamos, en la mayoría de los casos un tratamiento basado en antibióticos es suficiente para aliviar el problema cuando este es ocasionado por bacterias. Además los médicos suelen recomendar medidas para reducir las molestias, como beber abundantes líquidos y tomar baños de asiento, o colocar una bolsa caliente en el área para reducir la inflamación. En caso de que no se obtengan buenos resultados con este tipo de tratamiento, los especialistas indicarán el tipo de pruebas y análisis a realizarse y el tratamiento a seguir para evitar que la infección evolucione y se extienda a otros órganos, ocasionando mayores malestares y que requieran de tratamientos de mayor complejidad.

En futuras publicaciones en este blog hablaremos a mayor detalle sobre las infecciones de orina y otros padecimientos que afectan la salud de las vías urinarias. Les recordamos que la intervención de un especialista es clave para la recuperación, y por tanto, si presentan los síntomas que hemos descrito o sufren constantemente de cistitis, lo mejor es acudir con urólogos en Guadalajara que se encarguen de su diagnóstico e indiquen el tratamiento más adecuado. En Urología Integrada a cargo del Dr. Gabriel Sedano Valencia nos especializamos en atender este tipo de padecimientos, y para agendar una cita con nosotros tan sólo es necesario que nos contacten vía telefónica, con gusto los atenderemos.

Comments 0

Deja un comentario