Urólogo en Gdl | Piedras en las vías urinarias

Al hablar de piedras en las vías urinarias nos referimos a cálculos que pueden aparecer en riñón, uréter, vejiga y uretra, en esta ocasión nos enfocaremos y daremos una explicación a nuestros pacientes de  por qué se forman, como se forman, cuáles son los factores de riesgo, su manejo médico y quirúrgico (cirugía) por parte de un urólogo en gdl.

La litiasis urinaria predomina en los hombres más que en las mujeres, en climas cálidos (debido a la deshidratación que genera un orina concentrada), climas áridos, secos, desérticos y tropicales, más común en meses de verano de julio  a septiembre,  es raro en menores de 20 años, más común de los 40 a 60 años,  se asocia a los trabajos con exposición al calor o la luz solar, así como al sedentarismo, a la obesidad y sobre peso, al exceso de ácido úrico, a una baja ingesta de agua natural; respecto a este tema, es importante que sepan que el urólogo en gdl recomienda a los pacientes y al público en general que beban más de dos litros al día, ya que la falta de consumo de agua natural aumenta el riesgo de piedras renales, así como el exceso en el consumo de bebidas altamente azucaradas, como los jugos artificiales o los refrescos.

urólogo en gdl

La dieta es un factor sumamente importante y determinante en la formación de piedras renales, ya que el llevar una dieta alta en proteínas aumenta el pH de la orina, y aumenta la excreción de ácido úrico por el riñón; para que un cálculo o piedra se forme existen factores predisponentes, motivos determinantes, y factores de riesgo. A continuación detallaremos esta información.

Factores predisponentes. Estos son la obstrucción del flujo de salida urinario, la infección urinaria, la deshidratación crónica por diarreas, el exceso de sudoración, la presencia de cuerpos extraños, o restos de tejidos dentro de la vía urinaria.

Motivos determinantes. Estos corresponden al exceso de cristales en orina, a la hipercalciuria, hiperfosfaturia amónico magnésica, hipercistinuria, hiperoxaluria.

Alteraciones de la solubilidad de los cristales por regulación anormal del pH urinario un pH  menos de 5.5 propicia la formación de ácido úrico y oxalato.

Déficit de solubilizadores de los cristales de orina, como citrato, pirofosfato, magnesio, zinc.

Diagnóstico de piedras renales

Paciente con cólico renal

Usualmente, el urólogo en gdl suele atender a los pacientes con esta presentación, la cual es una de las más comunes cólico reno-ureteral, el cual es un dolor producido por la acumulación de orina dentro del riñón, debido a la interrupción del drenaje, provocado por una piedra impactada en alguna porción del uréter. Esta obstrucción genera una dilatación de la cápsula renal, lo que genera este dolor característico; este dolor es intenso, intermitente: regresa y se va, no está asociado con el movimiento del paciente, se localiza en parte posterior de la espalda en la fosa renal, pero también se puede ir a la ingle, al abdomen, o incluso a los testículos; el paciente también puede tener orina con sangre, náusea o vómito, y fiebre.

Este dolor cólico es una urgencia urológica frecuente en el consultorio del urólogo en gdl; en nuestro consultorio atendemos estos casos 24 horas al día, ya que el dolor es tan intenso que generalmente se canaliza al paciente para controlar el dolor, pues se requiere liberar la obstrucción para evitar un daño renal permanente.

Un ultrasonido renal es el estudio inicial que debe realizarse en pacientes con dolor cólico renal,  es un estudio rápido, económico y libre de radiación, las guías recomiendan también como estudio inicial una tomografía simple de abdomen, ya que esta tomografía determina el tamaño del cálculo así como la localización exacta en el riñón o uréter.

Control del dolor

La medida inicial de todo paciente con cólico reno-ureteral es el manejo del dolor,  asociado a la obstrucción producida por el cálculo, se puede usar ciertos anti inflamatorios.

Si el manejo analgésico no produce beneficio, puesto que es imperativo drenar la vía urinaria, ya sea pulverizando y extrayendo el cálculo por medio de cirugía endoscópica (sin heridas), láser o con la colocación de un catéter JJ como medio temporal.

La prevención de un nuevo cuadro de dolor debido a la obstrucción reno-ureteral  se basa en la disminución de la inflamación, y del tono del musculo ureteral, mientras se presenta la expulsión del cálculo, el urólogo recomienda el manejo de expulsión cuando una piedra es de menos de cinco milímetros, o se da el tratamiento quirúrgico definitivo con láser; hay factores que podemos utilizar para determinar si un paciente tiene riesgo de volver a presentar un dolor intenso o un nuevo ingreso a urgencias,  después de  ser manejado con analgésicos: el tamaño del cálculo y su localización son los factores más importantes .

El tratamiento médico  expulsivo es el que tiene como finalidad expulsar el cálculo sin necesidad de intervención quirúrgica, la relajación del uréter en el sitio de impacto debe facilitar la expulsión del mismo,  las indicaciones para terapia de expulsión medica son calculo distal de menos de 5mm, buen control del dolor tolerable, sin evidencia de infección importante, con buena reserva de funcionamiento renal.

En resumen, una piedra renal que baja al uréter puede causar dolor intenso, orina con sangre, fiebre, pérdida renal por obstrucción; sin embargo, un diagnóstico y manejo adecuado puede preservar el riñón, así como evitar las complicaciones infecciosas, por lo que es importante solicitar estudios y pruebas complementarias de orina y sangre para saber la función renal y conocer las características de esa piedra, ya que como se mencionó si es mayor a cinco milímetros tiene pocas posibilidades de pasar con tratamiento médico. Está demostrado que a la sexta semana después de iniciar una obstrucción de la vía urinaria se pierde la función renal; si han presentado síntomas de daño renal, visítenos, nuestro urólogo en gdl  es experto en el manejo endoscópico (sin herida) con láser para la pulverización de piedras, así como cirugías flexibles y percutáneas, las cuales extraen grandes piedras sin la necesidad de abrir el riñón.